martes, 15 de septiembre de 2009

El tiempo es oro

He tenido una mañana bastante improductiva, tengo la sensación de estar tirando el tiempo, y lo tengo justo. Tengo que presentar la memória de mi proyecto en menos 15 días, así que, es vital que me cunda. En éstas, que me ha vendo a la cabeza una especie de poema que seguro que muchos recordaréis haber recibido en uno de esos mails que circulaban hace una eternidad. Lo he encontrado sin mcuha dificultad, y creo que vale la pena leerlo:
Para conocer el valor de un año, pregunta a un estudiante que ha repetido curso. Para conocer el valor de un mes, pregunta a una madre que ha dado a luz a un bebé prematuro. Para conocer el valor de una semana, pregunta al editor de un diario semanal. Para conocer el valor de una hora, pregunta a los amantes que esperan para encontrarse. Para conocer el valor de un minuto, pregunta a una persona que ha perdido el tren. Para conocer el valor de un segundo, pregunta a una persona que ha sobrevivido de un accidente. Para conocer el valor de un milisegundo, pregúntale al ganador de una medalla de plata en las olimpíadas.
Puedo contestar muchas de estas preguntas: he suspendido examenes, y perdido cursos. No he tenido hijos ochomesinos, pero he agonizado en la espera para desnudar a alguien. He visto a más de un tren, real y metafórico, cerrarme las puertas en los morros. No he editado un periódico, aunque sé lo que es sufrir los plazos de entrega. He sobrevivido a accidentes, pero no creo que ninguno fuera una cuestión de tiempo. No he ganado medallas de plata, pero recuerdo perfectamente lo que duele quedar segunda.

Pero olvidamos algo. No creo que haya nada que compense un bebé prematuro, ni un accidente, nisiquiera, los segundos puestos. Pero también es cierto mis cursos perdidos han sido, a menudo, años ganados. Que la espera hasta el encuentro, aunque agónica, no hace sino incrementar el deseo. Que perder un tren significa poder leer 30 minutos más, mientras esperas el siguiente... Esta no vale cuando son metafóricos, pero al fin y al cabo, la vida no es tan diferente de los trenes de cercanías. Siempre podrás coger el siguiente.

El tiempo no es el que transcurre en el reloj, es lo que hacemos con él. Y dicho esto, voy a seguir con lo mío, que se me acaba el tiempo...

5 comentarios:

  1. Yo sé que todo pasa por alguna razón. Así que esos años perdidos, exámenes suspendidos y demás...están por algo
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Hay que saber perder el tiempo, te metes en la vorágine de lo que sea y te parece que es todo muy urgente. Luego si lo tomas con calma te das cuenta de que nada urgente es importante.
    O algo asi.
    A mi me costó mucho darme cuenta de que vivia en una velocidad equivocada. En el curro. Un jefe me enseño a hacer las cosas a su marcha, no a toda pastilla y ¡Salian mejor!
    Bonito blog (muy dificil de comentar, eso si)

    ResponderEliminar
  3. Muy buena reflexión. Me recuerda algo que no sé si le encontrarás relación y, de hecho, ni siquiera sé si es verdad: siempre escuché que en japonés la palabra "crisis" y "oportunidad" se escriben igual. ¿O era en chino?. Bueno, el caso es que me gustal. Zalu2.

    PD:¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  4. De nada, anónimo, aunque no sé muy bien porqué...

    Completamente de acuerdo todos los demás!

    Lo que dice Nebulina es cierto, si no pasasen ciertas cosas, nos habríamos perdido otras, que, seguramente, valieron mucho la pena.

    Gonzalo, hay una frase, que aprendí con Mafalda, aunque es probable que Quino la cogiera de algún sitio, que dice:

    Como siempre, lo urgente no deja tiempo para lo importante...

    Creo que tiene que ver con lo que te enseñó tu jefe... En cuanto a tus problemas para comentar, creo que es por el tipo de navegador/resolución que utilizas, que no te deja comentar si no es en ventana emergente/aparte.. ¿o mi blog es el único en el que has tenido problemas?

    Claro que tiene relación, antoniojezu! Aunque seguro que mucha gente no se la ve :) Yo también lo había oido, pero tampoco recuerdo en que idioma es! Acabo de recordar algo al respecto... algún día de estos lo publicaré!

    ResponderEliminar