miércoles, 29 de septiembre de 2010

Políticos

Políticos: Hombres de grandes sustantivos abstractos en lugar de pequeñas realidades concretas.
Antonio Lobo Antunes, en una entrevista de La Contra en Mayo del 2000.

lunes, 27 de septiembre de 2010

¿Cuestión de tiempo o de ganas?

- No me lo habías contado nunca.
- Es que es una historia muy larga.
- Tengo tiempo...
- Ya, pero yo no tengo ganas.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Magic happens

Sometimes, somewhere...

video

Aunque la calidad del vídeo no sea gran cosa, y el audio sea aún peor... This is Magic.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Otras veces

Esta semana me han dicho que mi blog últimamente es muy críptico. Que si no llevas tiempo siguiéndolo o no te sabes toda mi vida no hay quien lo entienda. A veces pasan estas cosas. Mi vida es tan simple y tan compleja como la de cualquiera que me lea. O quizás un poco más. A veces no hay quien me entienda. A veces no me entiendo ni yo. A veces no me pasa nada, y otras es que no quiero contar que me pasa. A veces me da por vomitarlo al momento, y otras lo vomito, lo guardo y lo publico al cabo de meses. O no lo hago. O lo reescribo todo, le cambio el significado y lo vuelvo a cambiar. O recupero viejos posts porque no se me ocurre qué contaros. O porque no se me ocurre una forma mejor de volver a contar lo mismo. Al fin y al cabo, la vida siempre ha sido cíclica. Y hoy empieza la Mercè en Barcelona, y como siempre, me vuelvo absolutamente loca. Seguro que con la crisis han reducido mucho las actividades, pero en mi Calendar sigue habiendo más de tres solapadas. Tendré que aprender a clonarme y que mi nuevo yo se lo cuente al viejo, que éste es fiel a sus tradiciones y tiene el finde planificado al milímetro, aunque acabará improvisando todos los días, excepto el sábado, que tiene clarísimo dónde va a estar metido. Para empezar la fiesta, hoy he quedado para comer con una de mis niñas, y luego tengo intención de ir a ver si los alienígenas deciden volver a pasearse por la fachada del Ayuntamiento.

martes, 21 de septiembre de 2010

Regalos

Publicado originariamente en Fotolog, el 24 de Noviembre del 2008



A veces, aunque parezca increíble, la vida se convierte en una escena de película y nos regala, sin saber si lo merecemos, o quizás, a pesar de que no lo merezcamos, un fotograma que retendremos sólo en el corazón.

O puede que, si somos infinitamente afortunados, incluso en la memoria.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Mediocridad

Hoy me he encontrado este post que me inspiró la Oda a la mediocridad de antoniojezú, que tiene que  y tal como ya le comenté en su día, me acordé de otra de mis  teorías, que seguramente tiene más que ver con el Principio de Mediocridad que con la propia definición de mediocre, según la rae:
(Del lat. mediocris).
  1. adj. De calidad media.
  2. adj. De poco mérito, tirando a malo.

Por lo general, cuando oímos la palabra mediocre, tendemos a asociarla a la segunda definición. La segunda. Pero nos hemos olvidado de que existe una primera. Y que cómo su nombre indica, debería ir antes. De calidad media. ¿Que tiene de malo ser una persona media?  ¿Acaso no firmaríamos todos ahora mismo para ser personas medianamente felices?

Yo no quiero ser la mejor, sólo quiero ser buena. No quiero el mejor trabajo del mundo, quiero uno que disfrute haciendo. No quiero amigos perfectos, quiero amigos que toleren mis imperfecciones. No quiero una familia modélica, quiero a la mía. No quiero escribir el mejor post de todos los tiempos, sólo quiero escribir uno que te haga sonreír.

jueves, 16 de septiembre de 2010

¿Y tú?

Publicado originariamente en Fotolog, el 18 de Mayo del 2008



- Y tú, ¿qué coño quieres?
- ...
- Nada, déjalo, ya es tarde. Tenías que haber contestado que el mío.

En homenaje a /elutlimodevaneo, y todas sus muertes y resurrecciones anteriores, actuales y futuras

[Fotografía y retoques by Berta]


Kisses
·L·

lunes, 13 de septiembre de 2010

¿Todavía crees en él?

Hace unos días, un anónimo que no lo es tanto me lanzó, entre muchas reflexiones, una pregunta. No sé cuantas veces debió leer el mi post antes de atreverse a comentarlo, aunque no sea la primera vez que lo haga. Pero sí se lo que me ha costado a mi escribir la respuesta.

Dejé de creer en su magia, en nuestra magia, hace tiempo. Perdí incluso la capacidad de sonreír con el recuerdo. Hubo un momento, hará poco más de un año, en que creí que podría volver a hacerlo. Recordar y sonreír. Siempre he pensado que así deberíamos actuar todos al mirar el pasado. Es curioso que sea el único con quien no lo he conseguido. Quizás es que a nadie debería romperle el corazón dos veces la misma persona. Quizás es que, aunque quería hacerlo, no me quedaban fuerzas.

Deposité, otra vez, demasiada confianza en él. Le cargué con el peso de conseguirlo. El juego de siempre. Él dijo que lo haría y yo quise creerle. Yo no se lo había pedido, pero siempre he sido como un niño pequeño. Si dicen que el domingo me llevarán al parque, el domingo espero que lo hagan. Le conozco lo suficiente para saber que cuando lo dijo, lo creía. Quería. Pero en algún momento del camino lo olvidó. Quizás porque lo urgente nunca deja tiempo para lo importante. O quizás porque dejé de ser importante.

Más de un año. Lo escribo y ni siquiera yo me lo creo. Y todavía alguno pregunta por qué es demasiado. Yo sigo buscando el camino de regreso al país de nunca jamás. Encuentro atajos en el fondo de una mirada cómplice que no necesita palabras, cuando alguien me abraza y me da las gracias por hacer que su vida sea un poco más fácil, en las historias que me cuenta mi pequeño demonio una vez por semana, en los millones de mails con intentos de quedadas, incluso en las no consumadas, en las gotas de sudor que recorren la espalda de mi amante y en la sonrisa de niño travieso que me regala, cuando la magia irrumpe en vidas ajenas pero cercanas, en un bongiornoprincipessa cada mañana.

Pero creo que, una vez dejas de creer, nunca puedes volver del todo. No se pueden cumplir años hacia atrás ni recuperar la inocencia perdida. A veces temo que ya nadie llegue tan adentro como para poder hacerme daño.

viernes, 10 de septiembre de 2010

¿Twice?

Publicado originariamente en Fotolog, el 20 de Diciembre del 2009




En algún sitio leí que lo bueno de los corazones rotos, es que sólo pueden romperse una vez. Lo que viene después son meros rasguños.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Chica fácil

- Si no iba a ir, porque he pensado que acabaría muy tarde y luego...
- Ya, ya. Pero...
- Nada, llamé a Pequeña para decirle que mejor no iba, pero me dijo que si tomábamos algo antes y...
- De verdad, hija mía, ¡pero mira que eres fácil! No entiendo como te dejas liar para cualquier cosa y  te cuesta tanto con los hombres.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Ana

Es la única rubia de las nenas y de los 15. Me lleva dos años, y eso siempre se ha notado. No ha pasado un sólo día desde que nos conocimos hace ya nueve años en que no haya intentado protegerme. Aunque quizá se deba a que entró en mi vida por casualidad, o más bien accidente, como empiezo a creer que entra toda la gente realmente importante, en un momento en que yo era más que vulnerable. Soy incapaz de expresar en palabras mi eterna gratitud hacia ella, seguramente me salvó hasta un punto del que no es consciente, y quizá por eso me limito a quererla hasta un poco menos que el infinito, como a esa hermana mayor a la que puedes ver más o menos, pero sin la que no te imaginas tus mejores momentos. La misma a la que no podrías dejar de recurrir en los peores.

Fue la artífice del cambio de aires que necesitaba, y me llevó de la mano en la entrada a una de las épocas más divertidas de mi vida. Arreglamos el mundo tantas veces, que no sé cómo pueden haberlo dejado tan mal. Buscábamos pisos a tres aunque las dos eramos conscientes de que se quedaría en un sueño irrealizado. Me corrigió al oído que cuando cantaba "aunque es posible que no puedas volver atrás" en No te escaparás, en verdad debería decir "aunque es posible que no puedas volver a andar",  ruborizándome en una época en que yo ni siquiera era capaz de entender el concepto.

Me presta su antigua cama al menos una vez al año, y aunque suela morirme de ataques de alergia a entes desconocidos, me siento como en casa. Gracias a ella hice la primera entrevista de trabajo de mi vida. Nos hemos hecho mayores y ahora, más que querer arreglar el mundo en un bar, lo que queremos arreglar suelen ser nuestras vidas. Las cervezas ahora las tomamos en su sofá. Cuando nos quedamos a solas, me sirve una cerveza de diseño mientras me pregunta ¿que me cuentas? en tono despreocupado y se queda callada esperando a que me arranque y le cuente mis devaneos de los últimos meses.

Escribo y escribo y no digo la mitad de lo que quiero decir. Las palabras me salen atropelladísimas. Hoy es su día. Se hace tan mayor que para celebrarlo va a disfrazarse de princesa. Se casa con uno de los mejores hombres que he conocido. Aunque a él no se lo digáis muy alto, que luego se crece y no hay quien le aguante. Y yo, que nunca había entendido porque la gente llora en las bodas, llevo tres párrafos tratando de contener las lágrimas. Creo que esta tarde no lo conseguiré.

jueves, 2 de septiembre de 2010

11:30 - La hora del chocolate


Y es que... A ver quién se acuerda de la Coca-Cola Light con semejante plantel de... chocolate.

El post de hoy está especialmente dedicado a la Reina Mora, que me echa de menos a la hora del desayuno.
Edito, aunque ya está en los comments: al principio del post, deberíais ver este vídeo.