domingo, 23 de octubre de 2011

Dos veces

Esta semana he oído accidentalmente una canción que hubiera podido ser nuestra canción si no hubiéramos hecho todo lo contrario de lo que decía. Dos veces. La canción, digo.

La escucho y sonrío porque se que, al menos yo, aprendí algo. Espero que tu también, aunque a menudo te empeñes en demostrarme lo contrario.

4 comentarios:

  1. A veces es muy difícil controlar el miedo, y es este el que te acaba controlando a ti... A veces el miedo no te deja ver lo que hay delante, no te deja dar un paso más, te frena y te arranca el trocito de cielo que llegaste a pellizcar...

    En ocasiones, el miedo, cubre el teatro con un rojo telón, y esto es lo único que ves, te pierdes la obra sin la oportunidad de ver el motivo por el cual te haría llorar...

    Si, claro, del miedo se aprende, se aprende que a veces habría sido mejor tenerlo y se aprende que a veces, habría sido mejor perderlo...

    A mi me gusta sonreír, no solo por lo que aprendo, si no también por lo que vivo... Hay recuerdos increíbles de momentos que pudieron ser más, pero también pudieron ser menos...yo sonrío porque esos momentos ya son eternos...

    ResponderEliminar
  2. Sabes? Lo que hay que aprender no es eso. El miedo no es malo. El miedo te pone alerta, te mantiene en.tensión, agudiza tu ingenio. Lo que hay que aprender es que no puedes dejar que te paralice. Que dejar de vivir algo por miedo es aún más absurdo que pretender recordar cuantos tragos has dado a ese vaso...

    ResponderEliminar
  3. Que no hay que arrepentirse de lo que uno hizo... sino de lo que se dejo por hacer...

    Gina

    ResponderEliminar